visit_castelltrinitat

Castell de Trinitat

El Castillo de la Trinitat de Roses fue construido a mediados del siglo XVI, por orden de Carlos V, como fortaleza de artillería de costa, para proteger la entrada al puerto. Está situado como punto de vigía en la punta de la Poncella, por encima del faro de Roses.

Junto con la Ciudadela conforman el eje defensivo del pueblo frente a los ataques exteriores.

El castillo tiene la forma de una estrella de cinco puntas, con aristas angulares pronunciadas y sus muros miden más de dos metros de grueso para defenderse de los proyectiles enemigos.

El fuerte estaba dividido en tres pisos de terrazas que alojaban las dependencias necesarias para acoger a 350 hombres, víveres y munición para poder resistir un largo asedio.

En su historia el castillo ha pasado por diversas vicisitudes como por ejemplo durante la Guerra de Independencia contra Francia, a principios del s.XIX.

Desde el año 2010 el castillo ha sido recuperado para los usos del pueblo de Roses y actualmente es posible visitar su interior.

visit_bufalaranya

Castell de Bufalaranya

El Castillo de Bufalaranya es una fortificación que se construyó en el siglo X. El castillo está situado la cima de un altozano, cerca de la carretera de Roses a Cadaqués, en el área conocida como Serrat de Can Berta.

Desde allí tiene una posición emblemática desde donde se controlaba toda la zona norte del Golfo de Roses y parte de la plana ampurdanesa. El Castillo conserva buena parte del perímetro fortificado construido con técnica opus spicatum. Es un edificio de planta irregular, adaptada a desnivel del campamento, formado por dos planos escalonados que ocupan la parte superior de la colina.

visit_ciutadella

La Ciutadella

La Ciutadella de Roses constituye un parque arqueológico de gran interés y belleza.

En el siglo XI se construye un primer recinto amurallado rodeando el monasterio románico de Santa María de Roses…

En el siglo XI se construye un primer recinto amurallado rodeando el monasterio románico de Santa María de Roses. Éste se ve ampliado a partir del siglo XII, durante el reinado de Carlos I, se construye la fortificación definitiva, La Ciutadella.

Esta nueva fortaleza militar, de planta pentagonal con baluartes y muros ataluzados, muestra una construcción ideada para contrarrestar el nuevo poder destructivo de la artillería, tanto terrestre como naval. Hay que tener en cuenta que Roses tenía un puerto muy deseado por sus indiscutibles valores estratégico y comercial, y las tácticas bélicas habían cambiado. Y, además, la villa era continuamente visitada por la piratería.

En su interior del recinto un espléndido recinto arqueológico, cuyas excavaciones ha sacado a la luz los

  • Restos de la colonia griega de “Rhode” (muralla y barrio helenísticos de los siglos IV-III a.C.),
  • La iglesia y necrópolis paleocristianas (siglos IV-VII) relacionadas con un poblado visigótico,
  • Así como los restos de la iglesia y monasterio románico-lombardos de Santa María de Roses (siglos XI-XIII).

En la actualidad, la Ciutadella o “Les Muralles”, como se refieren a ella los habitantes de Roses está abierto al público.

Conjunto Megalítico

Dentro del Parque Natural del Cap de Creus se encuentra el Conjunto megalítico, los restos de los primeros habitantes conocidos de Roses.

El Conjunto megalítico está formado por dólmenes, menhires, chistas y esculturas que crean uno de los itinerarios megalíticos más completos e impresionantes de la Costa Brava.

Es uno de los monumentos funerarios prehistóricos más grandes de Cataluña, construido con siete inmensos bloques de piedra colocados verticalmente. Fue declarado monumento histórico-artístico en 1964.

Faro

La historia del faro se remonta a la época medieval. En aquel entonces, Roses disponía de un faro, en forma de torre, situado en el punto en que hoy día se encuentran los restos del castillo de la Trinitat.

Este faro servía para guiar la navegación costera y vigilar la llegada de posibles piratas.

En 1544 se construyó el castillo de la Trinitat, que durante unos 300 años ocupó el espacio donde antes se alzaba el faro y que fue destruido totalmente durante la guerra contra Francia de 1794 a 1796 y durante la Guerra de la Independencia (1808-1814). Después de la destrucción se encendió un fuego permanente de leña en las ruinas del castillo de la Trinitat, que, de esta forma, cumplía las funciones básicas del faro.

El faro que conocemos hoy que fue construido en 1864, es un edificio de dos cuerpos, uno de planta cuadrangular (324 m2), y otro, la torre, de planta circular con la luz en su parte más alta, situado en el centro de la edificación. El faro de Roses, con su silueta de color blanco, ha sido, es y será un referente tanto para los navegantes de la bahía como para los propios vecinos de Roses, que lo han convertido en señal de identidad de este pueblo marinero.

Castrum visigòtic

Núcleo fortificado de estilo arquitectónico puramente visigótico construido con fines defensivos durante el siglo VII.

Ubicado en la urbanización de Puig Rom en la cima de un monte estratégico que domina el viejo núcleo urbano de Rhode-Roses. Se trata de un núcleo fortificado de población alto medieval.

Estuvo habitado entre los siglos VII y VIII dC y se conservan restos arqueológicos de viviendas, silos y calles. En su interior se encontraron numerosos restos de cerámicas, piezas de bronce, objetos de hierro y sobretodo herramientas agrícolas.

1963 fui declarada de “Bé Cultural d’Interès Nacional”. Actualmente solo se pueden observar sus restos.

Punta Falconera / Bunker

La Punta Falconera es uno de los paisajes más bonitos de Roses. La gran riqueza natural, tanto terrestre como marina, le confiere una belleza extraordinaria y un tratamiento especial al estar integrado dentro del Parque Natural de Cap de Creus.

Se llama así porque desde siempre ha sido hábitat de halcones y cernícalos.

Además, la erosión ha dado a su roca granítica un parecido a la cabeza de un halcón.

La Punta Falconera fue ocupada entre 1944 y 1993 por el ejército español, que construyó una batería de costa formada por cinco búnkeres artillados; esta batería formaba parte del plan de fortificaciones del eje pirenaico decidido por la dictadura franquista para prevenir una posible invasión aliada durante la Segunda Guerra Mundial.

Hoy en día consta la Punta Falconera como punto de relax con paisajes bonitos para hacer una vuelta y disfrutar de la riqueza de la naturaleza.